martes, 11 de septiembre de 2012

ALBONDIGÓN DE ATÚN FRESCO CON TOMATE, COMINO Y BERENJENAS FRITAS






“Tanger llorará por quién no la vió, y quién la vió llorará por ella” (Texto literal de la novela “Ashotar” (Los listos) de Mohammed Chukri).

Existe una leyenda mítica que nos cuenta que Hércules luchó contra un monstruo que protegía y guardaba a las tres hijas de Atlas, hijo de Neptuno, las cuales vivían en un jardín donde crecían manzanas de oro.  Hercules lo venció y durante la lucha con un golpe, el monte donde se encontraba el magnifico jardín lo partió en dos. Hércules el mítico gigante abrió de ésta forma las columnas del estrecho de Gibraltar.

Separó Africa de Europa, se mezcló las azules aguas del mar de los romanos,  El Mediterráneo con las verdes del mar de la Oscuridad, el Atlántico. 

Hercules casó a su hijo Zofakis con una de las hijas de Neptuno, fruto de ése matrimonio nación una hija a la que llamaron Tanyis, nombre árabe de la ciudad de Tánger: La puerta de Äfrica.
Tánger “La Blanca” como era llamada en su etapa de ciudad internacional, rodeada de misterios, testigo muda de grandes historias, donde poetas, pintores, escritores, políticos quedaron cautivados por ella; todos quisieron conquistarla, lucharon cartagineses, romanos, fenicios, portugueses, ingleses….

A escasos 15 Kmts de la costas españolas, al otro lado del Estrecho de Gibraltar, acariciada por el viento de levante, que le lleva los rumores de las aguas mediterráneas de Andalucia, allí donde también llega la brisa del Atlántico, la misma brisa que sentimos los andaluces de Huelva, Cádiz y Málaga, 

Tánger aparece blanca, radiante, con ese encanto, ese duende que permanece intacto desde tiempos inmemoriables.  

Tanger, a la que los árabes llaman “Tanjah”,  la primera ciudad fuera de España que visité con mi marido, unos días inolvidables que hicieron de Tanger un lugar especial en mi vida, la ciudad de los sentidos,  ciudad mágica y misteriosa, cosmopolita y multicultural, que me enamoró, que me cautivó.

Fué allí cuando por primera vez probé ésta receta PESCADO CON TOMATE FRITO  , desde entonces se hizo un clásico en “Mi cocina” añadir comino al tomate frito para darle un toque “marroquí” a ciertos platos; en ésa ocasión lo preparé con mero frito, aunque suelo hacerlo mayormente con pez espada a la plancha (ésta receta aún no la pueden encontrar en mi cocina virtual) y me ha dado pie a preparar éstas albóndigas de atún fresco…….Sabores andaluces ¿sabores del Sur o del Norte africano?

Las albóndigas las acompañé con berenjenas fritas, tal y como le gustan a mi marido.  Curiosamente hace unos días subí la foto a las redes sociales y a un magnifico cocinero, Juan Carlos, con un blog de cocina fantástico Gastronomia en Verso al que sigo y admiro, le llamó la atención y así me lo comentó.    Pensé que las berenjenas merecían una entrada en “Mi cocina” para ellas solas, que el albondigón le restaba protagonismo; espero que las berenjenas no me lo tomen a mal….y quienes siguen mis recetas las tengan en cuenta y las valoren en su justa medida.   Vamos, que si nunca las han probado, las preparen y las disfruten.

¿Cómo preparto éste plato?

Trocear el atún fresco en pedacitos pequeños y picarlos en una picadora.
Picar un trozo de cebolla blanca (dulce), dos dientes de ajo y una ramita de perejil en trozos pequeños.
En un bol echar el atún, la cebolla, el ajo, el perejil, medio vaso de leche, dos rebanadas de pan y un huevo, salpimentar y mezclar bien todo el conjunto.
Hacer bolas, pasarlas por harina y freírlas en aceite caliente (uso freidora), con cuidado de que no se quemen demasiado.
Sacarlas  y colocarlas en un plato con un papel de cocina a fin de que absorban el aceite sobrante

Mientras preparar la salsa de tomate frito ¿Cómo?

Rallar los tomates, pasar por un colador a fin de que no llegue a la sartén las semillas, sólo la pulpa.
Poner en una sartén un buen chorreón de aceite de oliva virgen extra ( estoy usando aceite de Rio Gordo...malagueño), incorporar media cebolla fresca picadita en trozos pequeños y pochar a fuego lento con cuidado de que no se queme, añadir el tomate, salar al gusto.
Estará listo cuando burbujee el aceite por encima del tomate.
En ése momento echar un chorreoncito de vino blanco (uso un fino Montilla-Moriles) y un poco de agua, dos cucharadas pequeñas de comino recién molido remover y mezclar bien en el tomate frito.

En ése momento agregar las albóndigas de atún y dejar cocer cocer durante unos cinco minutos; apartar del fuego y reservar.

Preparar las berenjenas fritas:

Picar las berenjeas como si fuesen patatas para freir, sin quitarles la piel y sumergirlas en agua con un chorreón de limón durante unos minutos.
Escurrirlas bien y salar al gusto.
Enharinarlas y pasarlas por un tamiz (un cedazo), sumergiéndolas inmediatamente en aceite muy caliente (aconsejo freidora), procurando que estén bien fritas, casi crujientes.

(Si las van a consumir como plato único o aperitivo, les propongo que las acompañen con miel de caña de la Axarquia malagueña…toda una delicia).

¡¡ Buen provecho !!

Y disfruten de los sabores de mi querida Málaga, de los sabores de Andalucia.   

20 comentarios:

  1. Pues yo pienso disfrútarlas, no te quepa duda. Me han llamado más la atención las berenjenas fritas que el albondigón de atún. Y no es por despreciarlo eh, que tine una pintaza increible, y sabiendo que manos lo han preparado sé que me encantarían.
    Peroooooooooo....las berenjenas piden a gritos ser picoteadas Carmen, mismo parecen patatas eh. Si no llega a ser por la piel , hubiese jurado que lo son.

    Besines preciosa

    ResponderEliminar
  2. Ese albondigon se ve espectacular y el acompañamiento nos se queda atrás, la salsa de tomate con comino me encanta, bueno para que voy a seguir ME GUSTA TODOOOOOO.

    Besitossss

    ResponderEliminar
  3. que rico!! y con las berenjenas fritas para no parar de untar en la salsa!

    http://lacocinadelarana.blogspot.com.es/

    Besis

    ResponderEliminar
  4. Pero que buena pinta por dios! Seguro que estaba buenísimo! un besazo

    ResponderEliminar
  5. Vaya pedazo de albondigón, con lo que me gusta a mí el atún. Un plato delicioso.
    Un besín.

    ResponderEliminar
  6. Qué buen aspecto tiene este albondigón y esas berenjenas me encantan.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Que aspecto más rico, esto invita a comer mucho pan, jeje, como me gusta.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Estuve en Tanger a unos Kms de la capital hay unas cuevas que son visitables que creo recordar se llamaban grutas de Hercules por eso la leyenda me es muy familiar, es una ciudad con mucho regusto español y que ha sido siempre muy cosmopolita, merece la pena un viajecito y perderse por el bazar, comprar especias y embriagarse de sus olores ..

    Las berenjena también las hago asi muchas veces como las patatas fritas desde que descubri hace muchos años cuando mis niños eran pequeños que asi, se las comian divinamente. El albondigón es nuevo para mí y lo probaré, el uso del cómino en mi casa es bastante habitual y me parece que le ha tenido que dar ese toque tuyo un sabor fantástico a la salsita. En fin que comisteis como reyes..

    Un beso grande!!

    ResponderEliminar
  9. El pescado me encanta sea cual sea la receta, pero de esta forma que nos presentas es para comerlo despacito y disfrutarlo bocado a bocado. Tiene que estar muy rico. Por cierto este fin de semana prepararé las fotos que tenga para enviártelas. Besos

    ResponderEliminar
  10. Carmen Rosa: Me encanta esta receta. Nunca me he atrevido a hacer albóndigas de pescado y estoy segura que me encantarán. También me ha gustado mucho la de la fideuá digna de estrella Michelín como todas las tuyas. Besitos

    ResponderEliminar
  11. Ah, se me olvidaba, me ha encantado lo que has escrito sobre Tánger. Soy una enamorada de Marruecos y de su gastronomía. Tuve un amigo cocinero allí que me enseñó a hacer los tagines, el cous cous, la harira, ... comidas dignas de un gran banquete.

    Gracias por hacerme sentir por haberme trasladado durante un instante a Marruecos. Salam Malekun

    ResponderEliminar
  12. Me han encantado las recetas y las introducciones. Me ha traído recuerdos de Marrakech, de sus sabores,olores,colorido. Y los maravillosos días que pasamos mi marido y yo a primeros de este año.
    Desde luego pensamos volver a Marruecos, nos ha enamorado ese hasta entonces desconocido país.
    Besitos

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Hola!! ¿la cebolla que se le añade a la masa de la albóndiga no se queda cruda?
    ¿Qué cantidad de atún lleva?, es por poner correctas las proporciones, gracias!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes. En respuesta a sus preguntas, le diré que la cebolla cruda, al igual que los ajitos y el perejil una vez mezclados con el atún y el resto de los componentes, a pesar de lo que pueda parecer, una vez frito el albóndigón se queda como "cocida", dándole un sabor muy especial.
      La cantidad de atún va en proporción de cuantas quiera preparar y del tamaño de los mismos. Para tres, yo usé un filete de unos 150 gramos aproximadamente, que una vez picado tiene bastante volumen.
      Como siempre comento, la cocina es experimentar, probar, hasta conseguir la textura y resultados idóneos.
      Quizás si es la primera vez que los prepara, debería hacer las albóndigas en tamaño más pequeño, el sabor será el mismo.
      Un cordial saludo y muchas gracias por seguir mi blog, "Mi cocina", que es "Su cocina".

      Eliminar
    2. Muchas gracias por resolver tan rápidamente mis dudas, seguiré el consejo de hacerlas más pequeñitas, el viernes que dispongo de más tiempo me pondré con ellas.
      Un saludo!!!

      Eliminar
    3. Ya hice la receta y me quedó tal cual me comentaste, la cebolla como cocida, estupenda!!, tan sólo me falló la berenjena que tenía un sabor como a verde, no la acidez normal que ya sé que tiene y para eso la dejé una hora con sal sino el sabor era como si estuviera verde, poco agradable, pero las albóndigas muy ricas ;-)

      Eliminar
    4. Buenos dias, enhorabuena!! Me alegro de que haya disfrutado de la receta. con respecto a la berenjena, siempre suelo decir que la cocina es experimentar, probar, hacer los platos una y otra vez hasta conseguir los resultados idóneos.
      Igual la berenjena no estaba madura....
      Gracias por comentar sus logros, es satisfactorio para mi y es por ello por lo que merece la pena compartir lo que cocino.
      Un cordial saludo.

      Eliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...