lunes, 14 de junio de 2010

ARROPÍAS

A veces pienso que mi blog se va a convertir en el baúl de mis recuerdos, en vez de "mi recetario" personal, en un diario culinario y voy comprobando que efectivamente quiero dejar escrito las costumbres que se han ido perdiendo y que aún me quedan en mi memoria.

Era muy pequeña, cuando para poder comprar un caramelo habia que estar pendiente de que al pasar por la calle, vociferara el vendedor: "Al ricooooooo pirulí" saliamos todos los chiquillos detrás del vendedor que en un cono de madera con agujeros, tenía pinchados unos palitos de madera en los que se habia solidificado azucar blanca y les daban la forma de conos , de color dorados.

En la zona de la Axarquía, donde abundaba sobre todo en la zona de Torre del Mar (Velez Málaga), las plantaciones de cañas de azucar (hoy en día ha desaparecido totalmente, se ha cambiado por la industria del ladrillo inmobiliario)
era tipico en las ferias de los pueblos, sobre todo en Torrox, Nerja y los pueblos colindantes, la arropía, caramelo por excelencia hechos con miel de caña, que preparaban delante de la chiquillería sobre una piedra de marmol.

Pregonaban para vender: "Al caramelo de miel; la arropía, dulce y retorcía".


Yo no lo he llegado a conocer personalmente, pero sí me ha "picado" la curiosidad de probarlos y prepararlos.
El olor mientras los hacía realmente magnifico, el sabor francamente no me ha gustado en absoluto; pero hay que ponerse en el lugar de esos niños, quizás en la postguerra como me contaba mi madre, que para endulzar la "cebá" (al no haber café, ni leche bebían cebada tostada y molida herbida en agua) chupaban al mismo tiempo un trocito de caramelo de éste tipo.
La necesidad y el hambre aguzaba el ingenio.

Como se prepara:

Untar de aceite un cacillo, echar la cantidad de miel de caña que se desee y ponerlo al fuego, llevar a ebullición y no dejar de remover.

Pasados dos o tres minutos, echar una gota en un vaso de agua fria, si se solidifica es que está listo, sino dejarlo hervir unos minutos más. Dejar enfriar.
Untar de aceite la encimera (en Málaga se decía el poyo), untarse las manos de aceite y estirar hasta conseguir el grosor que se quiera. Se endurecerá enseguida, se parten en trozos y se chupa como un caramelo.
El aspecto es brillante y crujiente.

Tengo noticias de que incluso era costumbre de echarle almendras mientras se extendía y para que queden más "rubios" un poquito de bicarbonato.


¡¡Bonitos recuerdos de la historia malagueña!!

9 comentarios:

  1. Oh me encantan estas entradas en las que publican algo más que las recetas, sobre todo aquellas que van cargadas de nostalgia.

    ResponderEliminar
  2. Este tipo de entradas me gustan mucho, pues es bonito conocer las costumbres de cada región y de otras épocas. Los niños de hoy hartos de todo no lo acabarán de entender, pero cualquier cosa era antes un manjar y ahora sólo tienen que abrir la nevera para encontrarse el dilema de que no saben que cojer.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Carmen Rosa, yo si los comi, mi madre se los hacia a mi hermano en forma de paleta a la que metia en caliente un trozo de palito, mojaba un marmol con aceite y alli ponia cucharadas, y le metia los palos,(como los de los polos) luego mi hermano los vendia en la calle, desde pequeño le tiro el comercio, de mayor puso una drogueria, (hablo del padre de Mar)
    Me ha encantado la entrada de hoy, me hicistes rejuvenecer unos cuantos años, besos

    ResponderEliminar
  4. Carmen, me ha encantado esta entrada. Por si te interesa, aquí en Nerja se prepara todavía la arropía. Solo se hace el día de las Cruces de Mayo. En cada cruz no puede faltar una bandeja de arropía.
    Te doy la rezón, está malísimoooo, pero como tradición que es, no debería perderse. Menos mal que la miel de caña de Frigiliana, está totalmente consolidada y no creo que por ahora se pierda. Se han encontrado otros usos culinarios para esta miel y la verdad que es estupenda.
    Por cierto, ya estoy deseando ver el flan de coco...
    Un saludo, Begoña

    ResponderEliminar
  5. Que chula esta entrada, estas costumbres y tradiciones de antaño son fabulosas, quecaramelos llenos de recuerdossss.
    Besoss guapaa

    ResponderEliminar
  6. I love coconut and flan so this dessert would make me very happy.

    ResponderEliminar
  7. Los recuerdos es lo mejor que tienen las personas,no deberíamos de perderlos.
    Los caramelos de miel no son de mis preferidos, ya que no me gusta mucho, pero se ven estupendos.
    Un besín.

    ResponderEliminar
  8. qué ricura carmen, un día de éstos lo tengo que probar!!!!!!!
    besos guapa!!

    ResponderEliminar
  9. Carmenrosa no cococia estos caramelos, Gracias por ponerlos y conocer su historia.
    Besos guapa

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...