jueves, 24 de marzo de 2011

PIPEO

 




















Casarabonela, embrujo morisco en plena Sierra de las Nieves, es uno de los pueblos que conjuga su pasado romano, musulmán y cristiano, aunque su origen se remonta a época prehistórica, conserva el color blanco y el sabor de los pueblos de mi Málaga, de casas blancas que serpentean en cuestas, calles estrechas y empinadas, con su preciosa plaza del Ayuntamiento rodeada de “poyetes” desde donde contemplar el Valle del Guadalhorce.

Pueblo postal donde los haya, los testimonios más importantes corresponden a su época romana, la llamaron Castra Vinaria, pero es en la árabe cuando toma su fisonomía, pasando a llamarse Quasr Bunayra (Palacio de Bonaria) y posteriormente a partir del siglo XV los cristianos la denominaron Casarabonela.

Allí nació la madre de mi suegro y en ésa plaza jugaba de pequeño mi marido esas tardes calurosas de verano que pasaba con su familia paterna.

Este plato tipico y tradicional de Casarabonela tiene como ingrediente principal las pipas de las habas tiernas y de los chicharos (guisantes), de ahí el nombre: “Pipeo”, un plato rebosante de verduras frescas y de temporada, aunque uno de los ingredientes está más asociado a las ensaladas, en los platos antiguos de nuestra provincia es habitual encontrarla formando parte de nuestros guisos, quizás de ahí el refrán: “entre col y col, una lechuga”. El toque oriental tan arraigado en nuestra gastronomía lo pone las almendras y el comino.

Les garantizo que el resultado no puede ser más exquisito.

¿Cómo lo he preparado?

En una sartén con aceite de oliva virgen extra (he usado aceite de Ardales, excepcional), freir un puñado de almendras (sin pelar) y un diente de ajo pelado, sin que lleguen a quemarse(amargarían). Sacar y reservar.
En el mismo aceite freir un trozo de pan cateto (a ser posible, en su defecto cualquier otro tipo).
Pasar por la minipimer las almendras, el ajo, el pan (que habrá absorbido el aceite), una cucharadita de comino y otra de pimentón de La Vera, y un vaso de agua, todo ello pasarlo a una cacerola, incorporándole dos o tres vasos más de agua. Salar al gusto.
Agregar las pipas de las habas frescas, guisantes, una alcachofa cortada en cuatro trozos, una hoja de laurel y una patata cortada a cascos.
Llevar a ebullición y dejar cocer unos diez minutos agregar las hojas de lechuga picadas finamente (he usado lechuga malagueña).
Dejar cocer unos diez minutos más aproximadamente (comprobar cuando estén cocidas las patatas y la alcachofas), si es preciso añadir más agua, depende del gusto del consumidor en cuanto al espesor del potaje. Probar de sal.
Hay costumbre de introducir en la cocción albóndigas hechas con pan y huevo (fritas previamente) o bien trozos de pan fritos, pero a mi personalmente me resultan un tanto pesado, ya que el plato en si es contundente y poco caldoso.

Disfruten del sabor de Málaga ¡¡ Buen provecho !!

10 comentarios:

  1. Que interesante plato. Y rico.
    Aparte de la lección correspondiente de historia.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. No conocía este plato, y debe ser todo un manjar. Tiene un aspecto buenísimo, lo tengo que probar,que me encantan los platos tradicionales, los de toda la vida! Un beso!

    ResponderEliminar
  3. No lo conocia, y suelo hacer bastantes cosas con alcachofas( alcauciles en mi tierra) me parece estupenda la receta, conozco el pueblo Casarabonela fui con mis hijos alguna vez, es precioso todo ese entorno, un beso

    ResponderEliminar
  4. Cachissss, yo siendo de Málaga y no conocía este plato tal lo presentas.¡¡Muchísimas gracias por tanta información y la receta en cuestión que, ¡¡ma encantao!!. Suelo hacer un plato parecido (sin lechuga), lo llamo menestra y es igual pero sin lechuga; la próxima vez lo hago con ella.
    Besotes, Ángeles

    ResponderEliminar
  5. Me parece un plato de lujo, aunqué a mi las habas como que no me van mucho. Pero así en esa combinación seguro que me gustan. Un plato para cambiar de hábitos.
    Besos y feliz finde!

    ResponderEliminar
  6. Aiissss que rico! Yo quiero!!!! ESe majaillo malagueño es lo mñas bueno que se ha podido inventar.

    Me gusta mucho Casarabonela, es precioso, y es verdad que las vistas desde la plaza del Ayuntamiento son inmejorables.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Un plato interesante, solo he echado en falta una cosa, alguna foto de Casarabonela para conocerla.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Hola Carmen no conocía tu blog pero espero que a partir de ahora nos sigamos viendo, me encantan los platos con historia aunque las habas no son muy de mi devoción.
    Besicos sorianos.
    Raquel de TratadeCocinaR

    ResponderEliminar
  9. ainsss como me recuerda a mi amiga María, ella solía invitarme a comer pipeo cuando recogia sus habitas y sus chicharos de su pequeña huerta, que buenos y nostaalgicos recuerdos me has traido.

    Besitossss

    ResponderEliminar

Muchas gracias por visitar "Mi cocina", por escribir un comentario, lo cual me anima a continuar compartiendo lo que se cuecen por mis fogones y lo valoro enormemente.
Si tiene alguna duda o consulta, indiquelo, contestaré lo antes posible.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...